Los problemas depresivos se vuelven crónicos en la edad anciana y se agravan con la soledad